Cómo incrementar la estabilidad del guacamole con antioxidantes naturales

El aguacate (Persea americana) es una baya comestible originaria del continente americano, siendo México el mayor productor y exportador a nivel mundial.

El aguacate es rico en fibra, potasio, ácido fólico y vitamina E, entre otros. Con respecto a su fracción grasa, y de manera similar al aceite de oliva, la mayor parte es mono-insaturada, por lo que su consumo ayuda a disminuir los niveles de colesterol LDL en sangre y, por consiguiente, las enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, esta grasa insaturada supone un importante hándicap a la hora de su conservación ya que, tras la etapa de recolección, se inician una serie de mecanismos y reacciones enzimáticas en cadena que tienen como destino final la oxidación del producto.

Una vez abierto en su estado de maduración óptimo, un aguacate puede almacenarse para su consumo, en refrigeración, como máximo 24 horas antes de su completa oxidación. Por esta razón, y para alargar la vida útil de productos que llevan mayoritariamente aguacate en su composición, como en el caso del guacamole, la industria alimentaria tradicionalmente incorpora en su composición antioxidantes sintéticos como el Eritorbato Sódico, un aditivo alimentario que en Europa está catalogado con el código E-316.

El uso de este y otros antioxidantes sintéticos se suele utilizar en la industria alimentaria principalmente debido a su reducido precio. Sin embargo, como alternativa a estos antioxidantes, BTSA desarrolla antioxidantes 100% naturales que poseen una gran eficacia y ofrecen una óptima respuesta antioxidante sobre el producto final, con la garantía de que estos productos son seguros, saludables y no serán cuestionados por los consumidores en el futuro.

A continuación, presentamos un estudio desarrollado por el departamento de R&D de BTSA, que tiene como objetivo determinar y comparar el incremento de la estabilidad oxidativa de una salsa de aguacate comercial mediante la adición de un antioxidante sintético y otro 100% natural.

El antioxidante sintético utilizado fue Eritorbato Sódico (E 316), mientras que como alternativa natural se utilizó TOCOBIOL®, un antioxidante 100% natural hecho a base Tocoferoles, desarrollado exclusivamente por BTSA.

1) La primera etapa del estudio consistió en extraer la fracción grasa de la salsa de aguacate. Para ello, se utilizó éter de petróleo como solvente, debido a su baja higroscopicidad y su gran carácter lipófilo.

2) A continuación se determinó el índice de peróxidos que poseía esta fracción grasa para conocer su estado oxidativo al inicio de la prueba y poder continuar con el análisis de estabilidad oxidativa.

3) Posteriormente se llevó a cabo un ensayo comparativo de oxidación acelerada RANCIMAT® a la misma temperatura, flujo de aire y concentración de antioxidantes.

 

BTSA-guacamole

 

Como se puede observar en la Tabla y Gráfica 1, la muestra que contiene el antioxidante 100% natural TOCOBIOL® aumentó la estabilidad oxidativa de la salsa de aguacate en un 31%, mientras que la muestra con el antioxidante sintético Eritorbato Sódico (E 316) incrementó la estabilidad oxidativa solo en un 14%.

En definitiva, TOCOBIOL® ofrece una mayor protección oxidativa con respecto al Eritorbato Sódico (E 316) en guacamole u otras salsas de aguacate, por lo que es una perfecta alternativa natural a otros antioxidantes sintéticos utilizados por la industria alimentaria.

Uno de los principales objetivos de BTSA es ofrecer a la industria alimentaria alternativas 100% naturales que sean capaces de alargar la vida útil de los productos, contribuyendo así a reducir el desperdicio alimentario lo máximo posible y el impacto que se genera de manera indirecta hacia el medio ambiente.

 

Ebook. Antioxidante ideal

De las legumbres al hummus. Tipos, propiedades y composición nutricional.

Antiguamente, el tipo de alimentación daba muchas pistas sobre la posición que ocupaba cada individuo en la pirámide jerárquica de la sociedad. Como regla general, la dieta de los individuos que pertenecían a estratos más altos se basaba principalmente en el consumo de alimentos de origen animal, en especial de carne de caza mayor. En contraposición, el pueblo llano se seguía una dieta mayoritariamente de alimentos de origen vegetal, como los cereales, legumbres, hortalizas y frutas.

Hoy en día, con las bases de la dietética asentadas, se sabe que el consumo regular de alimentos de origen vegetal previene de la aparición de diferentes tipo de enfermedades como la diabetes, obesidad o el cáncer de colon. Dicho esto, se puede afirmar que el pueblo llano se alimentaba de manera más saludable.

De todos los alimentos de origen vegetal, las legumbres son las que más se asemejan a la composición de la carne gracias a su alto contenido en proteínas, lo que les hacer ser un excelente sustituto de la dieta. Actualmente, las guías dietéticas de los diferentes países recomiendan a la población aumentar el consumo de legumbres ya que, además de contener un alto porcentaje proteico, son ricas en fibra, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Tradicionalmente, las legumbres se han relacionado con una comida de invierno. Un buen plato de legumbres cocidas o estofadas combate al frío y reconforta cuerpo y alma. Esto no es del todo cierto, ya que existen multitud de formas de consumirlas en frío: germinadas, aliñadas o en forma de hummus, entre otras muchas.

El hummus, receta muy antigua y común de los países de Oriente Medio, se ha puesto de moda en los últimos años a nivel internacional. El hummus se compone principalmente de garbanzos, aceite de oliva, pasta de sésamo, zumo de limón, ajo, comino y pimentón.

 

BTSA-Hummus

 

Como se puede observar en la Tabla 1, el hummus aporta gran cantidad de grasa, mayoritariamente, insaturada. Debido a que este tipo de grasa puede oxidarse con gran facilidad, el zumo de limón que lleva en su composición ralentiza este proceso, consiguiendo alargar algo más la vida útil del producto.

En BTSA somos conscientes de los problemas que tiene la industria alimentaria asociados con la conservación y la vida útil de este tipo de productos tan susceptibles a la oxidación y, por ende, a la pérdida de las características organolépticas iniciales. Por ello, la compañía desarrolla soluciones de antioxidantes 100% de origen natural para prolongar aún más la vida útil de los alimentos.

TOCOBIOL® es un antioxidante natural hecho a partir de la destilación de una única materia prima: aceite de soja No-GMO. Contiene, de forma natural, tocoferoles, esteroles, escualeno y monoglicéridos, que proporcionan sus propiedades antioxidantes y de dispersión únicas.

continuación, el siguiente ensayo realizado por la compañía sobre un aceite vegetal comercial pretende mostrar la eficacia antioxidante de TOCOBIOL®. Dicho ensayo se ha llevado a cabo en un dispositivo RANCIMAT®, el cual tiene la capacidad de realizar un estudio comparativo de oxidación acelerada con muestras a diferentes dosis de antioxidante.

 

Hummus-BTSA

 

De acuerdo con los datos que se muestran en la Gráfica 1, se puede observar que a una dosis de 1500 ppm de TOCOBIOL® (supone el 0,15% de peso sobre el producto final) se aumenta alrededor de un 50% la vida útil del alimento. Por tanto, TOCOBIOL® puede ser una gran alternativa 100% de origen natural para prolongar aún más la vida útil de este tipo de alimentos.

BTSA es el principal fabricante europeo que ofrece innovadores soluciones de antioxidantes naturales y cuenta con más de 25 años de experiencia en el sector.

Ebook. Antioxidante ideal

Propiedades, usos y protección antioxidante del aceite de nuez de macadamia en cosmética.

La piel, además de ser el órgano más grande de nuestro organismo, actúa como escudo protector de las agresiones externas del ambiente, como pueden ser los rayos UVA, la contaminación atmosférica o el frío. Por ello, es de gran importancia protegerla cada día para promover su regeneración y asegurar que cumple su función.

Uno de los ingredientes que se suelen utilizar en las formulaciones de cosmética natural son los aceites esenciales, ya que por una parte aportan agradables aromas y por otra, vehiculizan numerosos compuestos que sirven de nutrientes a la piel.

Los aceites esenciales se encuentran de forma natural en numerosas frutas, semillas o plantas, y para conservar de forma íntegra sus propiedades, estos deben ser extraídos exclusivamente por métodos físicos de prensado en frío.

En la actualidad, el uso del aceite de nuez de macadamia como ingrediente de productos cosméticos está creciendo de manera exponencial, debido a los numerosos beneficios y nutrientes que aporta a la piel, entre los que destacan:

  • Es rico en ácido oleico. Nutriente que destaca por su alta capacidad de penetración sobre la piel, ejerciendo un beneficio extra sobre las pieles secas.
  • Posee gran concentración de vitaminas del grupo B. Destaca la vitamina B3 o niacina, la cual es capaz de mejorar los mecanismos de reparación de la piel ante agresiones externas como los rayos UVA del sol.
  • Gracias a su contenido en proteínas, aporta elasticidad y firmeza en la piel.
  • Aporta oligoelementos esenciales. El selenio proporciona flexibilidad a los tejidos y retrasa el envejecimiento de la piel. El zinc potencia la síntesis del colágeno.

Sin embargo, la composición de ácidos grasos que tiene el aceite de nuez de macadamia le hace ser muy propenso a la oxidación y, por consiguiente, a la pérdida de estos beneficios. Como solución, y para mantener intactos todos estos nutrientes para que puedan ejercer su correcta función sobre la piel, la industria cosmética añade una serie de antioxidantes, los que en la mayoría de los casos son de origen sintético. Uno de estos antioxidantes artificiales es el TBHQ (Terbutilhidroquinona, E-319), utilizado por su alta efectividad en aceites vegetales.

No obstante, los consumidores de hoy en día buscan productos cosméticos que les aporten los mismos beneficios, pero que no contengan ingredientes o aditivos sintéticos, especialmente aquellos cuyo uso puede ser cuestionado.

En ese sentido, los fabricantes de productos para el cuidado personal deben buscar nuevas soluciones antioxidantes, de origen natural y con la misma efectividad antioxidante.

A continuación, presentamos los resultados de un ensayo Rancimat®, un test de oxidación acelerada, realizado para comparar el poder antioxidante de TBHQ y BIOXAN® T90, en una muestra de aceite de nuez de macadamia. El ensayo se llevó a cabo en el R&D Center de BTSA, utilizando la misma dosis para cada antioxidante y los mismos parámetros de estudio como flujo de aire y temperatura.

  • Aceite de nuez de macadamia (sin antioxidante)
  • Aceite de nuez de macadamia + TBHQ
  • Aceite de nuez de macadamia + BIOXAN® T90

Macadamia-Oil-BTSA

Los datos obtenidos reflejan que BIOXAN® T90, no solo iguala, sino que supera el desempeño del TBHQ para estabilizar una muestra de aceite de nuez de macadamia, demostrando que con productos naturales se pueden obtener los mismos resultados a la hora de estabilizar un producto y protegerlo contra la oxidación.

BIOXAN® T90, es un antioxidante 100% natural hecho a base de tocoferoles concentrados procedentes de la destilación de aceite de soja No-GMO. Además, cuenta con el sello de calidad COSMOS APPROVED, una garantía de calidad sobre el origen de sus ingredientes en aspectos como su procedimiento y procesado ecológico, respeto de la biodiversidad, y ausencia de GMO y petroquímicos, entre otros

Para saber más sobre BIOXAN® y sobre todos nuestros antioxidantes y productos para la industria cosmética, visita nuestra página web https://www.btsa.com/mercados/cosmetica/

 

Ebook Proveedores

 

BTSA participará en CULTUREDMEAT, el proyecto de I+D del CDTI para obtener carne cultivada.

El proyecto de I+D que investigará los cárnicos del futuro destinados a la prevención de cáncer de colon y dislipemias -CULTUREDMEAT- nace bajo el paraguas de 8 entidades socias y 10 organismos de investigación, con el objetivo de conseguir un sector agroalimentario más sostenible y saludable.

 

En un mundo amenazado por el cambio climático, el aumento de la población supone un reto a la hora de aunar alimentación y sostenibilidad. Por ello, la carne cultivada se posiciona como una de las mayores innovaciones de nuestro siglo, integrando seguridad alimentaria, bienestar animal y sostenibilidad en un producto único ideal para toda la familia. La carne cultivada es aquella que proviene del cultivo de células musculares animales extraídas previamente mediante biopsia y que evita el sacrificio animal.
El objetivo general del proyecto CULTUREDMEAT es investigar carne producida a partir de agricultura celular que junto al desarrollo de grasas saludables e ingredientes funcionales permitan la obtención de productos cárnicos para la prevención de dislipemias y cáncer de colon.
Dicho proyecto se ha presentado a la convocatoria MISIONES de CDTI, Programa destinado a apoyar Iniciativas Estratégicas Sectoriales de Innovación Empresarial en el marco del Programa Estatal de Liderazgo Empresarial en I+D+I del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2017-2020.
De un total de 128 propuestas presentadas, únicamente se han aprobado 24, siendo CULTUREDMEAT la mejor valorada de toda España en todos los ámbitos de la convocatoria.

 

¿Quién forma CULTUREDMEAT?

Actualmente, existen muy pocas entidades a nivel mundial que están produciendo carne cultivada. En todos los casos se trata de empresas start-up eminentemente científicas pero que no han conseguido superar la barrera de la producción a mayores escalas. La producción de carne cultivada ha despertado un gran interés en la industria y son numerosos los fondos de inversión que están apostando por esta nueva estrategia de producción de carne.
CULTUREDMEAT ha nacido gracias a la cooperación de empresas de biotecnología especializadas en nutrición y tecnologías de producción a nivel nacional, como Argal (líder del proyecto), Biotech Foods, Martínez Somalo, DMC Research, BDI Biotech, Neoalgae, BTSA y Agrowingdata. El consorcio cuenta además con la colaboración de 10 organismos de investigación (CTIC CITA, Universidad de Oviedo, Universidad Autónoma de Madrid – FUAM, TECNALIA, Parc Científic de Barcelona, Universidad de Sevilla – FIUS, VICOMTECH, Universidad de Granada, BIODONOSTIA y CIC BIOMAGUNE) para llevar a cabo el desarrollo de la idea. Por otro lado, ZABALA Innovation lidera la gestión del proyecto gracias a su amplia experiencia en convocatorias de ayudas a la I+D.

 

Beneficios de la carne cultivada

El consumo de carne roja (ternera, cerdo, cordero, etc.) se encuentra asociado a enfermedades de alta prevalencia en los países occidentales como el cáncer de colon y las dislipemias. Concretamente, en España, el cáncer de colon es la neoplasia más frecuente en la población (si se tienen en cuenta ambos sexos). Es por ello que se hace necesaria la investigación en ingredientes funcionales que puedan ayudar a prevenir estas enfermedades de alto impacto social relacionadas con la dieta.

 

¿Te gusta la idea? ¡Quédate con el concepto de “carne cultivada” porque se convertirá en la revolución de la industria alimentaria!