Los antioxidantes en alimentos. Mitos y verdades

Los antioxidantes naturales forman parte de la alimentación diaria en la sociedad actual, tanto aquellos que están de manera intrínseca en algunos alimentos que consumimos, como los que se añaden a dichos alimentos para retrasar la rancidez oxidativa y alargar la vida útil del producto.

Pero, ¿qué son realmente los antioxidantes? ¿por qué se utilizan antioxidantes en alimentación? Se trata de componentes cuya función y objetivo principal es evitar la oxidación de los alimentos. El doctor Barry Halliwell, asesor en jefe del presidente de la Universidad Nacional de Singapur y especialista en investigación biomédica, define antioxidantes como unas “sustancias que estando en bajas concentraciones con respecto a las biomoléculas que protegen, previenen o reducen el daño que sufren las mismas debido a la oxidación“. Esto convierte a los antioxidantes en un componente clave para los alimentos, y relevante dado que la industria depende de ellos para garantizar que los alimentos conservan su calidad durante el mayor tiempo posible.

A continuación repasamos algunos mitos relacionados con los antioxidantes en alimentación humana, y analizamos la realidad respecto a ellos.

Mito 1: Todos los antioxidantes son artificiales

Esta es una afirmación que está bastante extendida en algunos sectores de la sociedad, ya que en materia de alimentación, específicamente cuando se habla de aditivos alimentarios, lamentablemente existe gran desconocimiento, y desafortunadamente muchas veces algunos medios son poco rigurosos al tratar el tema, generando confusión en la sociedad.

Otro factor que también ha influido en la propagación de este mito está relacionado con la existencia de los Números E, ya que muchas personas creen que dichos números corresponden a ingredientes sintéticos.  

Sin embargo, lo cierto es que además de antioxidantes sintéticos existen diversos tipos de antioxidantes de origen 100% natural como los Tocoferoles, el Extracto de Romero, el Ácido Ascórbico o la Astaxantina, entre otros, los cuales tienen su correspondiente Número E y son utilizados en la actualidad en muchos productos de la industria alimentaria.

Lo cierto es que los antioxidantes naturales están siendo utilizados cada día más en industrias como la alimentación, la dietética, la cosmética, y más recientemente en la nutrición animal, en detrimento de los antioxidantes sintéticos, los que están cada día más cuestionados.

Mito 2: Los antioxidantes impiden la oxidación de los alimentos

La oxidación de las grasas es un proceso irreversible, por lo que es imposible evitarlo en su totalidad. Sin embargo, sí puede ser retrasado mediante la adición de antioxidantes, los cuales alargan la vida útil de los productos. Esta es precisamente una de las principales razones que llevan a las empresas del sector alimentario a utilizar antioxidantes naturales como los Tocoferoles para proteger sus productos contra el enranciamiento oxidativo.

La auto-oxidación es una reacción en cadena que consta de 3 fases: iniciación, propagación y terminación. Si los antioxidantes se añaden al producto durante la primera fase o antes, es posible retardar el enranciamiento de un producto, sin embargo, una vez que se alcanza la fase de propagación ya no se puede retrasar el proceso, por lo que se sabe que una vez que esta segunda fase comienza, inevitablemente ocurrirá la tercera fase del proceso oxidativo.

Hasta el momento no se ha encontrado ningún componente milagroso para poder impedir por completo la oxidación de los alimentos y hacer que estos duren eternamente. Lo que sí se ha demostrado con el tiempo y con diferentes estudios, es la utilidad del uso de antioxidantes en alimentos para alargar la vida útil de los productos. Esto tiene una gran importancia para los fabricantes de alimentos debido a que de esta forma tienen un mayor margen de consumo de sus productos.

Mito 3: Los antioxidantes no resisten altas temperaturas

Esta creencia se debe a que muchas empresas de alimentación solo han utilizado antioxidantes sintéticos en la fabricación de sus productos, por lo que solo conocen el comportamiento de estos aditivos en procesos que implican procesos térmicos como el horneado la cocción o la fritura. Sin embargo, muchas veces los responsables del desarrollo de productos desconocen que hay ciertos antioxidantes naturales que sí son capaces de aguantar altas temperaturas y continuar protegiendo el producto contra la oxidación. Se sabe que algunos antioxidantes naturales como los Tocoferoles son más estables a altas temperaturas que algunos sintéticos comúnmente usados en la industria alimentaria como el BHA, el BHT o el TBHQ.

La propiedad que presentan algunos antioxidantes naturales de «sobrevivir» a un proceso térmico, es decir de permanecer en la grasa o aceite, y de esta forma pasar al producto final donde continúan ejerciendo su función mediante la cual retardan el enranciamiento de dicho producto final se conoce como «Carry Through».

Existen diversas formas de comprobar que un antioxidante sigue presente en un producto después de verse sometido a altas temperaturas. Existen diversaspruebas de laboratorio como el Test Rancimat o la medición del Índice de Peróxidos que indican que el antioxidante continúa ejerciendo su función tecnológica en el producto protegiéndolo contra el enranciamiento.

Mito 4: Hay muy pocos tipos de antioxidantes naturales

Al igual que el mito anterior, esta afirmación nace del desconocimiento por parte de la industria alimentaria de aditivos naturales que puedan ser sustitutos eficaces de ciertos compuestos sintéticos, debido a que antiguamente se priorizaba el uso de este último grupo de ingredientes. Entre ellos, los más utilizados en alimentación humana han sido el BHA, el BHT, el TBHQ y el Galato de Propilo, incluso en nutrición animal, se utilizan otros compuestos artificiales como la Etoxiquina, la cual está siendo cada día más cuestionada.

La realidad es que a lo largo de los siglos, la naturaleza ha desarrollado diferentes compuestos para prevenir la oxidación de los lípidos. Existen muchos tipos de antioxidantes naturales producidos por las plantas con el objeto de proteger sus propias grasas y/o aceites. Muchos de estos antioxidantes han sido caracterizados pero muchos otros todavía no han sido identificados.

Los Tocoferoles, el Extracto de Romero y el Ácido Ascórbico son los antioxidantes naturales más utilizados por la industria alimentaria, cada uno con sus respectivos beneficios y usos específicos. Además, se han identificado muchos otros antioxidantes naturales en fuentes vegetales y extractos vegetales que pueden prestarse para su uso en una variedad de aplicaciones alimentarias.

?Consulta el artículo Ejemplos de antioxidantes naturales y sintéticos del mercado para más información sobre los diferentes tipos de antioxidantes.?

Mito 5: Los antioxidantes naturales son mucho más caros que los sintéticos

A primera vista podría pensarse que dicha afirmación es 100% cierta, ya que históricamente los antioxidantes sintéticos siempre han sido más económicos que los naturales, sobretodo si solo se toma en cuenta el coste por kilo de producto. No obstante, en la actualidad hay algunos tipos de antioxidantes naturales, como los Tocoferoles, que en los últimos años han experimentado una importante bajada en los precios, influido tanto por una mayor oferta de producto como por el aumento en la eficiencia productiva.

Además, hay ciertos aditivos naturales que tienen una mayor actividad antioxidante que los sintéticos en algunos usos determinados, como por ejemplo en procesos de fritura, con lo que la cantidad de producto que se necesita para lograr el mismo efecto es menor. Esto, sumado al hecho de que las dosis que se recomiendan son extremadamente bajas (entre 0,3% y 0,03% de la parte grasa del producto), hace que el impacto económico en el coste del producto final sea mínimo.

Por último, si bien los antioxidantes naturales por lo general son algo más caros que los sintéticos (en precio por kilo), estos últimos están siendo cada vez más cuestionados por la sociedad, la cual está demandando a los productores de alimentos el uso de productos de origen natural. Si tenemos en cuenta el enorme impacto económico que puede suponer para una empresa de alimentos una disminución de la demanda de su producto por el uso de ingredientes que no se adaptan a las tendencias del mercado, el uso de antioxidantes sintéticos puede resultar a fin de cuentas mucho más caro.

antioxidantes en alimentos mitos

La percepción que tiene la sociedad en relación a losantioxidantes en alimentos

Debido a que se trata de un sector técnico, gran parte de la sociedad no llega a entender en profundidad las funciones de los antioxidantes y su aplicación en los alimentos. Es por ello, que se generan mitos alrededor de este tema, que pueden hacer que la sociedad desconfíe de su uso. En realidad se trata de todo lo contrario. Son elementos que ayudan a la conservación de los alimentos de manera natural, y que incluso pueden aportar un valor vitamínico para el consumidor. La tendencia de la industria alimentaria, en consonancia con el resto de la sociedad, es que cada vez más se están utilizando los antioxidantes naturales.

En definitiva, la industria alimentaria está cada vez más volcada en el procesado de alimentos más naturales, incorporando a los alimentos ingredientes que no sean sintéticos, con el objetivo de que estos sean más saludables.

Ejemplos de antioxidantes naturales y sintéticos del mercado

Los antioxidantes son aditivos capaces de retrasar o prevenir el enranciamiento de los alimentos debido a la oxidación, y por lo tanto de alargar la vida útil de los productos. También se pueden considerar como antioxidantes otros métodos para prevenir el deterioro de los alimentos como el envasado al vacío o en atmósfera de gas inerte, o la congelación, sin embargo en este artículo nos centraremos principalmente en aquellos antioxidantes que corresponden a aditivos alimentarios.

Los antioxidantes son muy importantes en la industria alimentaria, tanto para los consumidores, porque hacen que los alimentos conserven sus propiedades nutricionales y sus niveles de calidad, como para las empresas, ya que tienen un impacto en los ciclos productivos, en los niveles de producción o en decisiones estratégicas como pueden ser la exportación o el desarrollo de nuevos mercados.

Tipos de Antioxidantes Naturales y Sintéticos

Existen varios tipos de antioxidantes que se han utilizado históricamente en la industria alimentaria, así como también en otras como la cosmética, farmacéutica o nutrición animal. Por una parte están los antioxidantes naturales, los cuales son obtenidos íntegramente de fuentes naturales, y por otra los antioxidantes sintéticos, creados a partir de procesos químicos.

Debido a la tendencia que está adoptando la sociedad en referencia a la búsqueda de hábitos más saludables y a una mayor exigencia de la legislación en materias de seguridad alimentaria (sobretodo en Europa, Norteamérica y algunos países de Asia), los antioxidantes naturales están experimentando un crecimiento sostenido a lo largo de los últimos años, en detrimento de los antioxidantes sintéticos, los cuales eran hasta hace poco los más utilizados pero que últimamente han ido perdiendo terreno debido a su cuestionamiento en relación a su impacto en la salud.

A continuación vamos a enumerar algunos ejemplos de antioxidantes naturales y sintéticos más utilizados en la actualidad por la industria alimentaria.

Antioxidantes Naturales:

  • Tocoferoles (E-306): Los tocoferoles fueron uno de los primeros antioxidantes liposolubles aislados de las plantas. Debido a su alta concentración y presencia habitual en aceites vegetales, como el aceite de soja o el de girasol, los Tocoferoles se presentan como el antioxidante más común en la naturaleza.

Los Tocoferoles existen en la naturaleza como una mezcla de cuatro isómeros (Alfa, Beta, Gamma y Delta). La actividad antioxidante de los isómeros es diferente al igual que su poder vitamínico. Numerosos estudios demuestran que la capacidad antioxidante radica fundamentalmente en los isómeros gamma y delta, siendo prácticamente nula en los isómeros alfa y beta. Estos antioxidantes previenen la oxidación de los lípidos al detener las reacciones en cadena de los radicales libres.

Los Tocoferoles son un antioxidante natural con una gran cantidad de beneficios, como su resistencia a altas temperaturas, su alta solubilidad, su nulo impacto en el color u olor del producto final, o la posibilidad de ser usados en productos orgánicos. Además, están permitidos como antioxidante en cualquier país del mundo.

estructura tocoferol antioxidante natural
  • Ácido Ascórbico (E-300): El Ácido Ascórbico es un polvo cristalino blanco que se utiliza para estabilizar bebidas, frutas y verduras. Sin embargo, su aplicación en grasas y aceites es limitada debido a su insolubilidad en lípidos.

Este aditivo actúa como un antioxidante mediante la extinción de oxígeno, la reducción de los radicales libres y la regeneración de antioxidantes primarios. Se considera como un aditivo alimentario seguro y no tiene límites de uso.

Además de su actividad antioxidante, actúa como vitamina C, un aromatizante, acidulante, fijador de color y agente reductor.

El Ácido Ascórbico es muy susceptible a elementos como el calor, la luz o el oxígeno, por lo que muchas veces es necesario añadirlo de manera exógena a los alimentos.

  • Extracto de Romero (E-392): Este antioxidante es un extracto obtenido de la planta de Romero mediante disolventes aptos para el consumo humano. Sus compuestos más importantes desde el punto de vista antioxidante son el Ácido Rosmarínico, el Camosol y el Ácido Carnosídico.

El Extracto de Romero es un antioxidante con un buen desempeño en grasas animales, pero que presenta algunos problemas de olor y sabor en las dosis que garantizan una buena estabilidad, por lo que a veces es necesario que pase por un proceso de desodorización y decoloración que acaba por encarecer el producto.

El Extracto de Romero se suele utilizar en combinación con otros antioxidantes como los Tocoferoles buscando un efecto sinérgico entre dichos ingredientes.

Antioxidantes Sintéticos:

  • BHA (E-320) y BHT (E-321): Estos compuestos son dos antioxidantes fenólicos, capaces de estabilizar los radicales libres secuestrándolos y evitando así las reacciones en cadena. Ambos antioxidantes son efectivos en grasas animales, sin embargo son menos efectivos en grasas y aceites vegetales.

Debido a su estructura química son extremadamente volátiles, por lo que no se recomiendan para procesos que implican procesos térmicos como el horneado o la fritura. Estos antioxidantes tienen un ligero olor fenólico por lo que pueden ser aditivos indeseables en alimentos que experimentan procesos de alta temperatura durante un prolongado tiempo.

El BHA es un sólido blanco y ceroso que se vende en forma de escamas o tabletas. Por su parte, el BHT es sólido cristalino blanco.

En Japón su uso está prohibido, en Australia su adición a los alimentos está prohibido para productos alimentarios de mercado infantil y en Europa su uso está limitado. Esto debido a que existen indicios de que pueden resultar dañinos para la salud.

  • TBHQ (E-319): El TBHQ es un antioxidante que se usa frecuentemente en aceites vegetales y grasas animales. Como antioxidante, es más eficaz en aceites vegetales que el BHA y el BHT. Es estable al calor y es considerado como un eficaz antioxidante en la prevención de la oxidación de los aceites de fritura.

Al igual que otros antioxidantes sintéticos, existen indicios de que en dosis altas puede ser dañino para la salud, por lo que en Europa se ha prohibido su uso en alimentos y en Estados Unidos se han establecido límites para su uso.

  • Galato de Propilo (E-310): Es un antioxidante que se utiliza ampliamente en alimentos en los que no es adecuado el uso de otros antioxidantes sintéticos liposolubles como el BHA, BHT o TBHQ. Este antioxidante también actúa sinérgicamente con otros antioxidantes sintéticos y naturales.

El Galato de Propilo es sensible a las altas temperaturas por lo que no sobrevive durante los procesos de cocción o fritura. No obstante, es utilizado en diferentes aceites vegetales, en la creación de aromas artificiales y en algunos alimentos para animales.

Estos son algunos ejemplos de los antioxidantes naturales y sintéticos más utilizados por la industria alimentaria.

Por norma general, los antioxidantes para uso en alimentación deben ser económicos, seguros, eficaces en bajas concentraciones, capaces de sobrevivir al procesamiento, estables en los productos terminados y carentes de efectos indeseables de color, sabor y olor. En la actualidad, no existe ningún antioxidante que cumpla con todas estas características a la vez, por lo que la selección de los antioxidantes dependerá de factores como las aplicaciones, la compatibilidad, las directrices reglamentarias o las tendencias del mercado.

En ese sentido, los antioxidantes naturales son los que en los últimos años se han ido abriendo camino y están siendo cada vez más utilizados por las principales empresas empresas, tanto de alimentación como de otras industrias como la cosmética o la nutrición animal.

¿Por qué elegir antioxidantes naturales?

Los hábitos alimenticios de las personas están cambiando y evolucionando, por lo que los consumidores cada día buscan nuevas fórmulas, que sean más saludables y de una mayor calidad. Esto se traduce en que la sociedad tiene cada vez más en cuenta los ingredientes de los alimentos que consumen, están más familiarizados con conceptos como conservantes, aditivos y antioxidantes. Buscan en todo ello una mejora para su salud a través de sus hábitos alimentarios cotidianos.

En este contexto, y dentro del campo de los aditivos alimentarios, los antioxidantes naturales ganan terreno frente a los sintéticos como resultado de la demanda de la sociedad en una mayor calidad en la ingesta diaria de alimentos. Además, van aflorando cada vez más sombras por parte de los antioxidantes sintéticos, y en contraposición aumentan las ventajas de empezar a consumir los naturales.

Pero aún así, ¿por qué elegir antioxidantes naturales para estabilizar las grasas de los alimentos? ¿cuales son las características que les convierten en una mejor alternativa frente a los sintéticos? Aunque el concepto de antioxidante naturallleva intrínseco un factor diferenciador, vamos a enumerar algunas de las razones por las que estos aditivos aportan un valor añadido a la producción alimentaria.

Motivos para utilizar antioxidantes naturales en la elaboración de productos de alimentación humana

  • El primer motivo es su alta efectividad como antioxidante. Existen distintos tipos de antioxidantes naturales que son capaces de retrasar la oxidación de las grasas mediante diferentes métodos, como la extinción de oxígeno, la reducción de radicales libres o la regeneración de antioxidantes, logrando en muchos casos mejores resultados que los sintéticos.
  • En relación con lo anterior, debido a las composición y las características químicas de los antioxidantes naturales, estos son menos volátiles y más estables a altas temperaturas, lo que significa que soportan mejor los procesos de producción de alimentos como la fritura, la cocción o el horneado, siendo más efectivos en la protección del producto final. Esta propiedad de “sobrevivir” al proceso térmico y permanecer en el producto final se conoce como Carry Through.
  • Otro beneficio de los antioxidantes naturales es que suelen ser más solubles que los sintéticos. Debido a que un antioxidante no puede revertir el proceso de auto-oxidación, sino solamente prevenirlo, es importante asegurarse de que su distribución en el medio lipídico sea lo más homogénea posible.
  • Por otra parte, existen antioxidantes naturales solubles en aceite y solubles en agua, por lo que dependiendo del proceso productivo y del producto al que se quieran añadir existen diferentes soluciones. Incluso, es frecuente encontrar en el mercado preparados con componentes que permiten, por ejemplo, convertir un antioxidante liposoluble en un ingrediente dispersable en agua.
  • Otra ventaja de los antioxidantes naturales es que están permitidos para su uso en alimentación en cualquier país del mundo, sin enfrentarse a las limitación o prohibición de uso que establecen las autoridades sanitarias como la FDA o la EFSA para los sintéticos.
  • Cabe destacar también, que existen antioxidantes naturales como los Tocoferoles o el Ácido Ascórbico que debido a las bajas dosis en las que se utilizan, no tienen efectos en el color, sabor u olor del producto final.
  • Otro factor diferenciador de los antioxidantes naturales es que algunos de ellos, como los Tocoferoles, están permitidos para su uso en alimentos ecológicos u orgánicos. Esto debido a que gracias a las bajas dosis en las que se utilizan no superan los límites de este tipo de productos para otros ingredientes naturales.
  • Además, es frecuente encontrar en el mercado diversas mezclas de antioxidantes naturales. La combinación de dos o más antioxidantes funciona en muchos casos mejor que la equivalencia cuantitativa de cualquiera de ellos por separado, lo que se conoce como Sinergismo. Un ejemplo de esto es el uso de Tocoferoles con Extracto de Romero.
  • Por último, se observa un aumento en la demanda por parte de los consumidores finales. La sociedad está avanzando hacia unos hábitos más saludables y busca cada vez más una alimentación equilibrada y natural. Es por ello que el uso de estos antioxidantes en la producción alimentaria aporta un valor añadido a diferencia de los antioxidantes sintéticos.
por-que-elegir-antioxidantes-naturales.png


Usos de los antioxidantes naturales en alimentación

Algunas de las principales aplicaciones de los antioxidantes naturales en alimentación son: Aceites vegetales, grasas animales, Productos cárnicos, Lecitinas, Cereales, Frutos secos, Patatas deshidratadas, Aceites minerales, Aceites de pescado, pastelería industrial, Margarina, leche en polvo, caldos deshidratados, salsas y sopas, conservas vegetales, zumos, bebidas, colorantes, preparados vitamínicos, alimentos infantiles, etc.

Otros usos de los antioxidantes naturales

Además de su uso en alimentación humana, los antioxidantes naturales también son empleados por empresas de otras industrias como cosmética y cuidado personal, nutracéutica, nutrición animal o farmacéutica. En todos estos mercados se utilizan compuestos susceptibles de oxidación, por lo que el uso de antioxidante naturales también ha ido creciendo en otros mercados debido a sus ventajas y a su gran capacidad de aumentar la vida útil de los productos.

El futuro de los antioxidantes naturales

En los últimos años, el uso de antioxidantes naturales ha experimentado un aumento en el mercado alimentario debido a sus beneficios tecnológicos y a la mayor demanda por parte de los consumidores de productos más naturales y menos dañinos para el organismo, lo que ha llevado a que cada vez más empresas opten por este tipo de aditivos a la hora de proteger sus productos contra la oxidación y aumentar así la vida útil de los mismos.

Hoy en día, la fabricación de productos a nivel industrial sólo es posible gracias a la utilización de aditivos, y en ese sentido debemos esforzarnos por utilizar ingredientes que, junto con cumplir su función tecnológica en el producto no sean dañinos para la salud de las personas, estén reglamentados y aprobados por las autoridades alimentarias y su uso esté justificado para dar a los consumidores productos alimenticios de la mayor calidad posible y con los más altos niveles de información.

Los Tocoferoles, como uno de los principales antioxidantes naturales de la industria alimentaria, se están abriendo camino y consolidando dentro del campo de los aditivos, ya que además de todos sus beneficios como antioxidante, cumplen con todos los requisitos tanto legales como éticos que exige la industria.

BTSA presenta su nuevo blog sobre biotecnología

¡Bienvenidos al blog de BTSA!

Nos llena de ilusión y entusiasmo anunciar que comenzamos una nueva andadura en el ámbito de la biotecnología. Llevamos más de 23 años a la vanguardia del sector y queremos continuar innovando, porque este es uno de los valores fundamentales de nuestra compañía desde sus inicios.

Prueba de ello es nuestro propio modelo de negocio, en el que a partir de la más avanzada tecnología reutilizamos los residuos de aceites para desarrollar nuestros antioxidantes naturales, sin generar residuos en el proceso, ya que los subproductos restantes se utilizan en la producción de biodiesel. Por otra parte, a partir de los aceites de soja o girasol, algas y otros productos, BTSA elabora la Vitamina E o el Omega 3, los que a su vez son utilizados por otras compañías en la elaboración de productos alimentarios, cosméticos y farmacéuticos. De esta forma nos comprometemos con el medio ambiente en generar cero residuos, y además reciclar restos contaminantes de la industria.

Es importante resaltar que nuestros ingredientes son naturales y que conocemos el origen y los pasos que las materias primas han realizado hasta nuestras instalaciones. Gracias a nuestro riguroso sistema de trazabilidad, certificamos que nuestros productos no han sido modificados genéticamente.

Después de más de 20 años de experiencia, somos una empresa global con sedes en España y México, y contamos con clientes en más de 40 países que confían en nuestros productos y servicios, convirtiéndonos en una de las principales compañías europeas de Antioxidantes Naturales, Vitamina E Natural y Omega 3.

Otro ejemplo de nuestra innovación fue a mediados del año 2004, cuando recibimos muchos comentarios negativos al crear nuestra primera página web. “Muchos dijeron que una empresa como BTSA no la necesitaba, que nadie nos iba a buscar en Internet, que eso era sólo para quien vendía directamente a la calle”(Ana Ugidos, 2015). Sin embargo, en la actualidad, parte importante de nuestros nuevos clientes llegan a nosotros a través de la página web y los medios digitales. Gracias a la mirada innovadora de Ana Ugidos, CEO de BTSA, nuestra empresa ha podido diferenciarse en el entorno competitivo actual y obtener la confianza de las principales empresas de alimentación y cosmética a nivel mundial.

Para nuestra nostalgia, así lucía nuestra primera web hace 13 años:

Web Histórica BTSA Biotecnologías aplicadas

Es así que damos comienzo al nuevo blog BTSA Natural, en el que trataremos temas relacionados con alimentación humana, cosmética y cuidado personal, o nutrición animal. Además, abordaremos temas específicos como la seguridad alimentaria, los aditivos y sus características, las tendencias del mercado, y la innovación y desarrollo en el ámbito de la biotecnología.

Este nuevo blog tiene el compromiso de difundir y compartir nuestros conocimientos,  garantizando el rigor y calidad de su contenido para que contribuya activamente en el desarrollo del sector,  y evidenciar nuestra actitud de diálogo activo a partir de vuestros comentarios, porque vuestras opiniones son muy importantes para nosotros.

Te invitamos a seguirnos la pista, a participar en el debate en nuestras redes sociales y a formar parte del movimiento innovador del sector biotecnológico.