Los Principales Certificados en Nutrición Animal

animal-nutrition-certificates

La alimentación animal es una industria de gran importancia para nuestra sociedad, no solo porque es un sector económico muy relevante a nivel mundial, sino porque en la actualidad es la base de la alimentación humana a nivel global.

Los alimentos de los animales, sus ingredientes y sus aditivos tienen un impacto directo en la calidad de los productos que consumimos los humanos y en la seguridad alimentaria. Por ello, es importante que las empresas se acojan a programas de buenas prácticas y sean sometidas a auditorías de calidad periódicas.

Con el fin de garantizar la calidad de los productos y la seguridad alimentaria, la industria ha desarrollado una serie de certificaciones que permiten cumplir con dichos objetivos. Estas certificaciones regulan a los productores y comerciantes de piensos y sus componentes, así como también su manipulación y transporte. Además, controlan el cultivo de las materias primas y alimentación de los animales en las explotaciones ganaderas.

En este artículo, veremos los dos certificados más relevantes de la industria de la nutrición animal; FAMI-QS y GMP+. Estas son las normas de calidad de referencia internacional creadas para asegurar la calidad de los alimentos de los animales, así como también sus pre-mezclas, ingredientes, materias primas y aditivos.

FAMI-QS

FAMI-QS es un sistema de calidad y seguridad desarrollado específicamente para los fabricantes de aditivos y pre-mezclas para alimentación animal, que nació con el objetivo de que los operadores cumplieran con el Reglamento Europeo (CE) 183/2005 sobre higiene de los piensos. Además, se establecen las medidas necesarias para garantizar que se cumplan todos los requisitos reglamentarios aplicables en materia de seguridad alimentaria.

La normativa constituye un sistema de buenas prácticas de fabricación con el objetivo de garantizar la inocuidad de los productos. Su diseño tiene como objetivo asegurar unas buenas condiciones de seguridad e higiene en la cadena productiva de todos los componentes de los alimentos para animales.

El estándar FAMI QS fue desarrollado en el año 2004, siendo el primer certificado de garantía de inocuidad para ingredientes de piensos y pre-mezclas. A su vez, es el primer código de buenas prácticas reconocido oficialmente por la Comisión Europea en conformidad con el Reglamento 183/2005 (CE).

La certificación FAMI-QS, entre otras cosas, reduce el riesgo de que haya productos inseguros en la cadena alimentaria, asegura la calidad e inocuidad de los alimentos, y permite a las empresas cumplir con el Reglamento Europeo sobre higiene de los piensos. También, permite a las empresas competir internacionalmente, abriendo puertas a nuevos mercados, y tiene un efecto positivo sobre la imagen de marca. Además, es fácilmente integrable con la normativa ISO 9001, así como también con los sistemas de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC).

Contar con FAMI-QS supone una oportunidad para los fabricantes de aditivos y premixes para demostrar ante sus clientes que sus productos son seguros y que cumplen con los más altos estándares de calidad, transmitiendo una clara señal de confianza para hacer negocios.

GMP+

GMP+ (por sus siglas en inglés, Good Manufacturing Practices Plus) es un estándar de calidad específico para nutrición animal, el cual es reconocido a nivel mundial. Se basa en el control de la trazabilidad de todos los procesos productivos e ingredientes, con el fin de obtener alimentos seguros, es decir, garantizar la inocuidad de los productos destinados a alimentación animal en todas las fases de la cadena alimentaria. Esta garantía de la inocuidad de los productos constituye una licencia para vender en los diferentes mercados.

En la actualidad, cerca de 20 mil empresas a nivel global forman parte de la red de empresas certificadas por GMP+, las cuales son auditadas anualmente por organismos de certificación independientes.

GMP+ nació a principios de los años noventa y desde entonces se le han realizado una serie de modificaciones para perfeccionarlo en sus diferentes ámbitos de acción, como trazabilidad, límites de seguridad, detección de riesgos, etc.

La normativa hace un seguimiento a toda la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta el producto final, y establece las condiciones adecuadas en relación a las instalaciones productivas, el almacenamiento, el transporte, el control de calidad y la comercialización de los productos nutricionales y piensos. Todo esto garantiza que toda la producción se realiza conforme a los más altos estándares de calidad.

La normativa incluye una versión ampliada que incluye GMP+ y FSA (Feed Safety Assurance), el cual está basado en la normativa de calidad ISO 9001 y en la integración de un plan APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos). En definitiva, se trata de un de análisis de riesgos muy riguroso que contempla, entre otras cosas, parámetros como los procesos productivos, el control de materias primas y proveedores, las sustancias no deseadas, etc.

A diferencia de otras certificaciones que regulan diversos aspectos de los procesos productivos, como la normativa ISO, o concretamente la producción de alimentos y productos nutricionales, como la FSSC 22000, GMP+ es un estándar desarrollado específicamente para la industria animal, por lo que contar con este sello de calidad es muy importante para las empresas de producción animal.

Como hemos visto, tanto FAMI-QS como GMP+ son dos certificaciones de suma importancia para las empresas que de alguna u otra forma se relacionan con la cadena alimentaria de la industria animal. Contar con ellos puede ser la clave para poder acceder a ciertos mercados y competir internacionalmente, por lo que es sumamente importante entender si nuestra empresa necesita obtener uno u otro, o incluso ambos, según la actividad que desarrollamos.

En BTSA, como fabricante de aditivos y pre-mezclas (Antioxidantes y Vitamina E natural) para la industria de la nutrición animal, en el año 2017 obtuvimos la certificación FAMI-QS, lo que nos ha permitido fabricar nuestros productos bajo las exigencias de dicha normativa y comercializarlos a nivel mundial.

Crédito foto: Maddie Leopardo (Unsplash)