Nutritional Claims Vitamin E

¿Cómo incluir un claim nutricional de vitamina E?

Los claims alimentarios que figuran en las etiquetas y los anuncios de muchos productos alimenticios y bebidas, son esenciales para proporcionar información nutricional y sanitaria a los consumidores. Los claims nutricionales pueden destacar aspectos positivos o diferenciales de los productos, ofreciendo información sobre sus posibles beneficios para la salud.

Este artículo profundizará en los distintos tipos de claims alimentarios, las normativas europeas y estadounidense y los requisitos específicos para incluir claims nutricionales sobre la vitamina E.

Reconocer y comprender estos claims es esencial para los consumidores, para ser conscientes y tomar decisiones sobre su dieta, y para los fabricantes, para garantizar el cumplimiento de las normas legales.

¿Qué son los claims alimentarios?

Un claim alimentario se refiere a cualquier declaración o implicación realizada en el envase o la publicidad de un alimento que se refiera a las características, beneficios o calidad del producto alimenticio. Estas declaraciones no incluyen la información alimentaria que exige la ley. Por ejemplo, un claim nutricional que indique la cantidad de proteínas del alimento no es un «claim» porque la legislación exige una declaración nutricional. Sin embargo, la afirmación «una buena fuente de proteínas» sí es un claim porque no la exige la legislación, pero está muy regulada para garantizar que sean veraces y no induzcan error a los consumidores.

Los claims nutricionales pueden clasificarse, a grandes rasgos, en los siguientes tipos:

  • Claims sobre el contenido de nutrientes: describen el nivel de un nutriente en el alimento, como «bajo en grasa», «alto contenido en fibra», «sin azúcar» o «contiene omega-3».
  • Claims sobre la salud: describen una relación entre un alimento, un componente alimentario o un ingrediente de un complemento dietético y la reducción del riesgo de padecer una enfermedad o una afección relacionada con la salud. Por ejemplo, «un aporte adecuado de calcio a lo largo de la vida, como parte de una dieta equilibrada, puede reducir el riesgo de osteoporosis».
  • Claims sobre la estructura/función: describen el papel de un nutriente o ingrediente alimentario destinado a influir sobre la estructura o función normal de los seres humanos, como «favorece la salud inmunitaria» o «ayuda a mantener niveles saludables de colesterol». A diferencia de los claims sobre la salud, no se refieren a la reducción del riesgo de padecer enfermedades.

Para garantizar que estas declaraciones sean precisas y conformes a la ley, los fabricantes deben cumplir las normas y reglamentos específicos establecidos por las autoridades competentes. Esto incluye aportar pruebas de que sus productos cumplen los umbrales de nutrientes exigidos, garantizando así que las alegaciones no son engañosas y están científicamente fundamentadas.

Normativas que regulan los claims nutricionales

En la UE, los claims nutricionales están reguladas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en virtud del Reglamento (EC) No 1924/2006 (modificado en último lugar por el Reglamento (EU) No 1047/2012), mientras que en EE.UU., la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) rige las declaraciones de propiedades alimentarias en virtud de la Ley Federal de Alimentación, Medicamentos y Cosméticos Act (FD&C Act) .

Los claims nutricionales especifican la presencia, ausencia o cantidad de un nutriente en un producto alimenticio. Incluyen términos como «bajo en grasa», «alto contenido en fibra», «sin azúcar» y «reducido en sodio». Cada uno de estos términos está estrictamente definido por las directrices reguladoras para garantizar la uniformidad entre los productos. Por ejemplo, para que un producto se etiquete como «bajo en grasa», no debe contener más de una cantidad determinada de grasa por ración, normalmente 3 g o menos. Del mismo modo, un producto «sin azúcar» debe contener menos de 0,5 g de azúcar por ración.

Además, los claims nutricionales pueden hacerse tanto en productos con ingredientes específicos conocidos por sus propiedades beneficiosas como en alimentos enriquecidos con nutrientes de los que carecen de forma natural.

Según la normativa de la UE, un producto como el zumo de naranja enriquecido con calcio debe contener al menos el 15% del valor de referencia nutricional (VRN) por 100 g o por 100 ml para ser etiquetado como «fuente de calcio». Si contiene al menos el 30% del VRN, puede etiquetarse como «rico en calcio».

Claims nutricionales de la Vitamina E

Las vitaminas son ingredientes habituales que apoyan los claims nutricionales, ya que su presencia en los alimentos y productos nutracéuticos se percibe como sinónimo de valor añadido nutricional. En particular, la vitamina E es un potente antioxidante biológico que desempeña un papel vital en la protección de las células frente al daño causado por los radicales libres. Es esencial para la función inmunitaria, la salud de la piel y la actividad celular en general.

Los claims nutricionales relacionados con la vitamina E pueden variar en función de la normativa de la UE o de EE.UU. Según las directrices de la EFSA, un producto puede declararse «fuente de vitamina E» si contiene más de 1,8 mg por 100 g de producto. Para declarar «alto contenido en vitamina E», el producto debe contener al menos 3,6 mg por 100 g.

La FDA permite que los productos se etiqueten como «buena fuente de vitamina E», o «contiene/proporciona vitamina E» si aportan entre el 10 y el 19% del valor diario (VD) por ración, lo que corresponde a 1,5 mg/Medidas de Referencia Habitualmente Consumidas (RACC).

Para ser etiquetado como «alto/rico en vitamina E» o como «excelente fuente de vitamina E», el producto debe aportar el 20% o más de la ingesta diaria recomendada (15 mg), lo que corresponde a 3,0 mg/RACC.

 

Teniendo en cuenta estas normativas, Nutrabiol® E de BTSA está diseñado para cumplir los requisitos regulatorios, ofreciendo vitamina E natural (D-alfa tocoferol) procedente de aceite vegetal no modificado genéticamente. Disponible en varias concentraciones y formas para mayor estabilidad y versatilidad, Nutrabiol® E mejora los productos alimenticios y suplementos para conseguir una actividad biológica superior.

Esto implica una mejor absorción y una mayor retención en el organismo en comparación con la vitamina E sintética. Con Nutrabiol® E, los fabricantes pueden etiquetar con confianza sus productos como una fuente rica en vitamina E, que aporta importantes beneficios para la salud al contribuir a la protección celular frente al estrés oxidativo.