¿Por qué elegir antioxidantes naturales?

Los hábitos alimenticios de las personas están cambiando y evolucionando, por lo que los consumidores cada día buscan nuevas fórmulas, que sean más saludables y de una mayor calidad. Esto se traduce en que la sociedad tiene cada vez más en cuenta los ingredientes de los alimentos que consumen, están más familiarizados con conceptos como conservantes, aditivos y antioxidantes. Buscan en todo ello una mejora para su salud a través de sus hábitos alimentarios cotidianos.

En este contexto, y dentro del campo de los aditivos alimentarios, los antioxidantes naturales ganan terreno frente a los sintéticos como resultado de la demanda de la sociedad en una mayor calidad en la ingesta diaria de alimentos. Además, van aflorando cada vez más sombras por parte de los antioxidantes sintéticos, y en contraposición aumentan las ventajas de empezar a consumir los naturales.

Pero aún así, ¿por qué elegir antioxidantes naturales para estabilizar las grasas de los alimentos? ¿cuales son las características que les convierten en una mejor alternativa frente a los sintéticos? Aunque el concepto de antioxidante naturallleva intrínseco un factor diferenciador, vamos a enumerar algunas de las razones por las que estos aditivos aportan un valor añadido a la producción alimentaria.

Motivos para utilizar antioxidantes naturales en la elaboración de productos de alimentación humana

  • El primer motivo es su alta efectividad como antioxidante. Existen distintos tipos de antioxidantes naturales que son capaces de retrasar la oxidación de las grasas mediante diferentes métodos, como la extinción de oxígeno, la reducción de radicales libres o la regeneración de antioxidantes, logrando en muchos casos mejores resultados que los sintéticos.
  • En relación con lo anterior, debido a las composición y las características químicas de los antioxidantes naturales, estos son menos volátiles y más estables a altas temperaturas, lo que significa que soportan mejor los procesos de producción de alimentos como la fritura, la cocción o el horneado, siendo más efectivos en la protección del producto final. Esta propiedad de “sobrevivir” al proceso térmico y permanecer en el producto final se conoce como Carry Through.
  • Otro beneficio de los antioxidantes naturales es que suelen ser más solubles que los sintéticos. Debido a que un antioxidante no puede revertir el proceso de auto-oxidación, sino solamente prevenirlo, es importante asegurarse de que su distribución en el medio lipídico sea lo más homogénea posible.
  • Por otra parte, existen antioxidantes naturales solubles en aceite y solubles en agua, por lo que dependiendo del proceso productivo y del producto al que se quieran añadir existen diferentes soluciones. Incluso, es frecuente encontrar en el mercado preparados con componentes que permiten, por ejemplo, convertir un antioxidante liposoluble en un ingrediente dispersable en agua.
  • Otra ventaja de los antioxidantes naturales es que están permitidos para su uso en alimentación en cualquier país del mundo, sin enfrentarse a las limitación o prohibición de uso que establecen las autoridades sanitarias como la FDA o la EFSA para los sintéticos.
  • Cabe destacar también, que existen antioxidantes naturales como los Tocoferoles o el Ácido Ascórbico que debido a las bajas dosis en las que se utilizan, no tienen efectos en el color, sabor u olor del producto final.
  • Otro factor diferenciador de los antioxidantes naturales es que algunos de ellos, como los Tocoferoles, están permitidos para su uso en alimentos ecológicos u orgánicos. Esto debido a que gracias a las bajas dosis en las que se utilizan no superan los límites de este tipo de productos para otros ingredientes naturales.
  • Además, es frecuente encontrar en el mercado diversas mezclas de antioxidantes naturales. La combinación de dos o más antioxidantes funciona en muchos casos mejor que la equivalencia cuantitativa de cualquiera de ellos por separado, lo que se conoce como Sinergismo. Un ejemplo de esto es el uso de Tocoferoles con Extracto de Romero.
  • Por último, se observa un aumento en la demanda por parte de los consumidores finales. La sociedad está avanzando hacia unos hábitos más saludables y busca cada vez más una alimentación equilibrada y natural. Es por ello que el uso de estos antioxidantes en la producción alimentaria aporta un valor añadido a diferencia de los antioxidantes sintéticos.
por-que-elegir-antioxidantes-naturales.png


Usos de los antioxidantes naturales en alimentación

Algunas de las principales aplicaciones de los antioxidantes naturales en alimentación son: Aceites vegetales, grasas animales, Productos cárnicos, Lecitinas, Cereales, Frutos secos, Patatas deshidratadas, Aceites minerales, Aceites de pescado, pastelería industrial, Margarina, leche en polvo, caldos deshidratados, salsas y sopas, conservas vegetales, zumos, bebidas, colorantes, preparados vitamínicos, alimentos infantiles, etc.

Otros usos de los antioxidantes naturales

Además de su uso en alimentación humana, los antioxidantes naturales también son empleados por empresas de otras industrias como cosmética y cuidado personal, nutracéutica, nutrición animal o farmacéutica. En todos estos mercados se utilizan compuestos susceptibles de oxidación, por lo que el uso de antioxidante naturales también ha ido creciendo en otros mercados debido a sus ventajas y a su gran capacidad de aumentar la vida útil de los productos.

El futuro de los antioxidantes naturales

En los últimos años, el uso de antioxidantes naturales ha experimentado un aumento en el mercado alimentario debido a sus beneficios tecnológicos y a la mayor demanda por parte de los consumidores de productos más naturales y menos dañinos para el organismo, lo que ha llevado a que cada vez más empresas opten por este tipo de aditivos a la hora de proteger sus productos contra la oxidación y aumentar así la vida útil de los mismos.

Hoy en día, la fabricación de productos a nivel industrial sólo es posible gracias a la utilización de aditivos, y en ese sentido debemos esforzarnos por utilizar ingredientes que, junto con cumplir su función tecnológica en el producto no sean dañinos para la salud de las personas, estén reglamentados y aprobados por las autoridades alimentarias y su uso esté justificado para dar a los consumidores productos alimenticios de la mayor calidad posible y con los más altos niveles de información.

Los Tocoferoles, como uno de los principales antioxidantes naturales de la industria alimentaria, se están abriendo camino y consolidando dentro del campo de los aditivos, ya que además de todos sus beneficios como antioxidante, cumplen con todos los requisitos tanto legales como éticos que exige la industria.