¿Cómo seleccionar un proveedor de aditivos o ingredientes? Parte 2.

additive-supplier

En el artículo anterior, ¿Cómo seleccionar un proveedor de aditivos e ingredientes?: Parte 1, revisamos los primeros siete factores que se deben tener en cuenta a la hora de evaluar y seleccionar a un proveedor de aditivos o ingredientes para un producto de alimentación, cuidado personal o nutrición animal. A continuación, veremos siete nuevos puntos que no se deben olvidar a la hora de tomar una decisión tan importante para tu empresa.

8. Logística: Rapidez y Puntualidad

El tiempo es un factor fundamental de la decisión de compra, por lo que es conveniente trabajar con proveedores que cumplan con las entregas programadas, incluso si eso significa pagar un poco más por unidad de producto.

Es por ello, que es importante contar con proveedores que puedan cumplir con los compromisos adquiridos en relación a plazos de entrega y puntualidad. Un proveedor que incumple sus plazos de entrega puede ocasionar importantes pérdidas a la empresa cliente, teniendo en algunos casos, que llegar a parar la producción mientras se espera la llegada del producto en cuestión.

Por otra parte, los canales de distribución que ofrece cada proveedor son un factor importante en el momento de la decisión de compra, ya que en función de la urgencia que se tenga, esto puede decantar la balanza por una opción o por otra.

También hay que tener en cuenta todo lo relativo a los diferentes Incoterms con los que trabaja cada proveedor, ya que esto se puede traducir en grandes diferencias tanto en el precio del producto como en el riesgo asociado al transporte de las mercancías.

9. Origen: ¿Natural o Sintético?

En los últimos años se observa una clara tendencia por parte de los consumidores a buscar productos con ingredientes de origen natural, más sanos, más seguros y con etiquetado transparente, lo que ha llevado a los fabricantes de dichos productos a preferir proveedores que fabriquen aditivos e ingredientes que sigan esta tendencia.

Los aditivos e ingredientes para alimentación, nutracéutica, cosmética y cuidado personal, y nutrición animal, se encuentran en constante revisión por parte de las autoridades sanitarias, por lo que, al elegir un determinado proveedor, hay que tener en cuenta qué productos tienen menos probabilidades de ver su uso limitado o suspendido en el futuro, ya que una decisión errónea puede acarrear grandes problemas para el comprador en el mediano o largo plazo.

Un ejemplo de ello, es lo que ocurrió con la Etoxiquina, un antioxidante sintético, que en junio de 2017 vio suspendida su autorización, a nivel europeo, como aditivo para piensos de todas las especies y categorías animales. Esto ha hecho que grandes industrias, como la de las harinas de pescado, hayan tenido que buscar alternativas efectivas y de largo plazo a este problema.

10. Vida útil del producto

Como es de esperar, no todos los proveedores ofrecen la misma vida útil por un mismo tipo de producto, por lo que no se podemos dejar de considerar este factor a la hora de elegir el aditivo o ingrediente que vamos a comprar.

Actualmente, no es raro encontrar productos casi idénticos, pero con fechas de caducidad muy diferentes entre sí, lo que en ocasiones puede significar grandes diferencias de precio entre un producto y otro.

Además, si compramos un ingrediente para añadirlo en la fabricación de un producto el cual queremos que tenga una vida útil determinada, lo ideal es que la vida útil de dicho ingrediente no sea menor, para n llevarnos sorpresas desagradables.

11. Formatos

Para el comprador, es necesario conocer el producto, en el cual se van a añadir los aditivos o ingredientes, y su proceso productivo, ya que en función de esto se puede requerir un producto en un formato o en otro. Por ejemplo, hay aplicaciones en las que conviene utilizar un producto en formato líquido y otras en las que es preferible el uso en formato polvo.

Es importante saber si un proveedor puede suministrar su producto en diferentes formatos para usos específicos, de lo contrario se puede incurrir en costes adicionales para cambiar el estado de un producto. Además, según los formatos, puede haber importantes diferencias en cuanto a la dosificación óptima o sobre el momento del proceso productivo en el que conviene añadir el producto.

12. Packaging

Los diferentes tipos de envase y su tamaño pueden ser un tema relevante para algunas empresas al momento de tomar la decisión de compra. Hay empresas que requieren poca cantidad de un producto, por lo que de nada les serviría tener que comprar dicho producto en formatos grandes como un bidón o un IBC. Por el contrario, empresas que consumen grandes cantidades de producto probablemente preferirán un envase grande a uno pequeño como garrafas de 1 kg.

No es raro ver que hay proveedores poco flexibles en este aspecto del negocio, que ofrecen solo uno o dos tipos de envase, obligando a sus clientes a adaptarse o a buscar otras alternativas. En cambio, hay proveedores que siempre ponen a sus clientes por delante y les ofrecen un amplio abanico de posibilidades en términos de packaging, incluso si esto significa un pequeño coste adicional para el propio proveedor.

13. Trazabilidad

En alimentación, nutracéutica, cuidado personal y nutrición animal, es muy importante contar con proveedores que puedan certificar la trazabilidad de sus materias primas. Esto porque en el caso de que surja cualquier problema sanitario relacionado con nuestro producto, se podrá detectar en qué etapa del proceso se ha ocasionado y actuar en consecuencia.

Conocer la trazabilidad de los aditivos e ingredientes permite saber el recorrido que ha seguido un determinado producto desde su fabricación hasta su consumo, y conocer dónde y cómo éste ha sido elaborado. Muchas certificaciones, como el certificado No-GMO o el RSPO, se basan en garantizar dicha trazabilidad.

Si quieres saber más sobre los diferentes certificados en la industria de la alimentación, haz clic aquí.

14. Marca país

Para nadie es un secreto que en el mercado de los aditivos e ingredientes hay países con mejor reputación que otros a la hora de fabricar ingredientes y de hacer negocios. Este último punto hace referencia a la confianza, seriedad y credibilidad que aporta la marca de un país concreto en relación con su desarrollo industrial, social y económico. Es muy importante poner en valor la procedencia geográfica de los productos que se van a adquirir, ya que ello puede tener un efecto en la calidad del producto final y en los resultados esperados.

Como podemos observar, a la hora de elegir un proveedor de materias primas para nuestra empresa, no existe un único factor a tener en cuenta, sino que hay muchos elementos que se deben considerar para acertar en la decisión. Y aunque el precio de los productos es, a priori, el criterio más fácil con el que comprar a los diferentes fabricantes, hay muchos otros aspectos que deben formar parte de la ecuación.

Por otra parte, no hay que olvidar que la confianza es fundamental para una buena relación cliente-proveedor, por lo que es importante trabajar con proveedores que nos transmitan dicha confianza, ya sea porque hemos trabajado satisfactoriamente con ellos previamente, porque son expertos en los productos que ofrecen, porque cuentan con las certificaciones necesarias, etc.

Por último, existen también otros factores, como las condiciones de pago, que pueden afectar la decisión de trabajar con un determinado proveedor y a los que no hemos hecho mención en este artículo. Sin embargo, no por ello son menos importantes o no hay que tenerlos en cuenta.

Crédito foto: Elevate (Unsplash)